Comer en Cuenca

Sin duda alguna,  uno de los placeres de la vida es disfrutar de una buena mesa, y por ello a la hora de planificar un viaje, es algo a tener en cuenta, por breve que este sea. Por lo que aquí nos planificamos para conocer bien que podemos comer en Cuenca.

La ciudad de Cuenca, perteneciente a la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha, tiene una importante actividad de ganadería y caza menor, por lo que los productos cárnicos ocupan una gran importancia en la gastronomía de su cultura. Los amantes de las carnes podrán degustar una buena variedad de platos que incluyen liebre, venado, jabalí, conejo, cerdo, cordero o cabrito, además de otras especies como por ejemplo, perdices.

Truchas, bacalao, Miel de Alcarria, Queso Manchego y productos de la huerta, en especial las patatas, los garbanzos y las judías blancas, completan el abanico de ingredientes que harán de tu jornada de turismo en Cuenca algo muy especial.

Comer en Cuenca

Platos típicos de la región para comer en cuenca

 

Morteruelo Conquense

Es un paté de textura gruesa, elaborado con carnes de caza menor y servido caliente en plato de barro. Lo más típico de la gastronomía local.

Zarajos

Se trata de un enrollado de tripas de cordero tierno en torno a un palito de sarmiento. Se cocina a la parrilla y se sirve en crujientes rodajas con unas gotas de limón. Es un aperitivo muy popular con un sabor sorprendente.

Atascaburras

También conocido como Ajorriero Manchego, es una mezcla de puré de patatas con paté del bacalao y pan rallado, aderezado con ajo, servido a temperatura ambiente. Con un trozo de buen pan, es otro plato que no puede pasar por alto al visitar Cuenca.

Gazpacho Pastor

La base de este plato son las tortas de cenceña, elaboradas sin levadura, sobre las cuales se agrega un gazpacho de variadas carnes, tradicionalmente perdiz, liebre, cerdo y gallina, al que se le ha dejado evaporar toda el agua en una sartén, hasta el punto de quedar tostado. Se sirve con aceitunas, pasas y uvas. Exquisito.

Alajú

Dulce típico de Cuenca, que consiste en una masa a base de almendras, miel, pan rallado y especias, con la que se hace una torta plana y se cubre con obleas por ambos lados. Aún se puede conseguir, pero se ha suplantado por el turrón royo, de elaboración industrial. Una rica forma de endulzar el paladar.

Dónde comer en Cuenca

Sin duda en la Plaza Mayor y sus alrededores de calles empedradas, se encuentra una buena parte de los mejores sitios para comer en Cuenca. También son destacables los restaurantes de algunos de los hoteles de renombre de la ciudad.

El barrio del Castillo de Cuenca y la Calle de Las Torres son puntos de interés en donde se localizan algunos buenos locales para disfrutar de la mesa tradicional. Pero cabe destacar que en algunos pueblos vecinos, a muy pocos kilómetros, se encuentran muy buenos restaurantes con precios excelentes.

De tapas por Cuenca

Para comer ligero, al tiempo que se disfruta de alguna bebida, existen buenas opciones. En la popular Calle San Francisco, en pleno centro de la ciudad, se encuentran unos cuantos bares en donde las tapas son excelentes.

El segundo punto es el Barrio del Castillo, donde hay algunos locales con terraza, en donde la degustación de un buen vino y tapas, se ve aderezado por una fresca brisa y una vista espectacular.

En Plaza España también hay una importante oferta de bares para todos los gustos, algunas de ellos incluyen las tapas al pedir las bebidas.

Y por último, evidentemente Plaza Mayor.  Aquí se concentra la mayor oferta de todo tipo de servicios gastronómicos de la ciudad.

La cocina conquense no defrauda nunca al turista. Es parte importante de la cultura que ofrece la ciudad.

Comer en Cuenca
4.3 (85%) 4 votos